Teatro Terapéutico

La propuesta del Teatro en el marco Terapéutico , no busca formar actores sino que pretende la ampliación del horizonte de lo posible para todas las personas al generar oportunidades para el desarrollo de la capacidad expresiva, la sensibilidad, el pensamiento, la imaginación, y la comunicación con otros. Educar desde esta perspectiva resulta fundamental: el mundo complejo y heterogéneo en el que vivimos lo requiere. El desarrollo de la creatividad es visto como una necesidad que ya no sólo enriquece a los sujetos a escala individual sino que potencia la posibilidad de respuestas novedosas y significativas desde el punto de vista social.

Las clases de teatro son terapéuticas y socializadoras. Los trabajos en grupo, los ejercicios psicomotores y los juegos dramáticos, son la base de la educación teatral, buscando generar espacios de acción común entre pares. En este espacio creamos, inventamos y aprendemos a participar y a colaborar con el grupo.

El aprendizaje del lenguaje teatral parte del juego dramático espontáneo, procurando un progresivo acercamiento al teatro de representación organizada. Para ello es necesario garantizar las condiciones de confianza, seguridad y respeto para exponer y manifestar las emociones y los sentimientos en las dramatizaciones. Se facilitará la expresión a través del uso flexible del espacio, del tiempo y de los materiales variados realizando actividades que favorezcan la desinhibición corporal, verbal, en trabajos que incorporen progresivamente los elementos del código teatral.